Me he encontrado un perro, ¿qué debo hacer?

Por suerte o por desgracia, en cualquier momento de nuestras vidas podemos encontrarnos con un animal abandonado, perdido, atropellado o que se haya escapado su casa. ¿Sabes qué deberías de hacer ante esta situación?

Gánate su confianza

Si el perro está asustado o desorientado es probable que al intentar acercarte a él tienda a huir por desconfianza a una persona desconocida, poniendo en peligro su vida. Debes acercarte poco a poco, evita los movimientos bruscos y los sonidos que puedan asustarle. Debes tener mucha paciencia en este momento. Te puede servir de mucha ayuda ofrecer comida, algún snack y agua para despertar el interés del perro hacia ti. Cuando el animal esté tranquilo acércate, acarícialo y asegúrate de si lleva una placa identificativa, en el collar normalmente, con su nombre y el teléfono del propietario. Si los datos no están actualizados o no tienes respuesta a la llamada, puedes preguntar a la personas de los alrededores de la zona donde ha aparecido el animal, ya que pueden ayudarte a recabar más información.

Acude a la clínica veterinaria más cercana

En el caso de que tras pasar un tiempo prudencial en la zona y nadie reclame al animal y se encuentre sin chapa de identificación, es aconsejable llevarlo al veterinario más cercano para comprobar si tiene microchip y poder localizar a sus dueños.

En el caso de que el animal no tenga microchip (que recordamos es obligatorio), se puede llamar a las autoridades competentes como Policía Local o Ayuntamiento para dar el aviso del extravío, posiblemente ellos tengan una denuncia de que sus propietarios lo estén buscando.

¿Qué pasa si no tiene microchip y no aparece su amo?

Si el perro no tiene microchip no implica que no tenga dueño pero disminuye a muy pocas las posibilidades de volver con su dueño. En tal caso hay varias formas de actuar:

  1. El servicio de recogida de animales abandonados llevará al animal a la perrera municipal. Debido a la cantidad de animales abandonados (España es uno de los países de la Unión Europea donde más animales son abandonados al año) en las perreras los perros, tras cumplir unas semanas, si no son reclamados por nadie ni adoptados, acabarán siendo sacrificados.
  2. Solicitar ayuda a una protectora de animales. Estos centros no son perreras y se sustentan gracias a los voluntarios que con mucho esfuerzo ayudan, en la mayoría de los casos sin subvenciones públicas, a los animales desamparados. Es por esto que lo normal es que estén saturadas sobre todo en épocas festivas como verano y navidad.
  3. Hacerte cargo del perro mientras difundes la noticia de que lo has encontrado por si aparece su dueño. Para ello puedes poner carteles en las clínicas veterinarias, en la zona donde apareció el animal, utilizar las redes sociales, etc…
  4. Si todo lo anterior falla, valora la opción de aumentar la familia y ofrecerle el calor del hogar que probablemente tanto necesita. ¿Y si te piensas adoptarlo?, quizás el destino lo puso en tu camino por una buena razón…

El abandono de mascotas está, desgraciadamente, a la orden del día. Seguimos muy lejos de erradicar este gran problema. Poco a poco, con campañas de sensibilización social contra el abandono animal, se está consiguiendo evitar los impulsos a la hora de acoger, comprar o adoptar una mascota y cada vez más se busca la ayuda de un profesional a la hora de elegir qué tipo de mascota encaja mejor en nuestro estilo de vida. Recuerda que el abandono es un acto penado por la ley y que la única forma de poder cambiar las cosas es denunciarlo.