¿Qué es el moquillo canino?

El moquillo canino o distemper es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta fundamentalmente a perros, zorros y hurones. Son más vulnerables los animales muy jóvenes (cachorros) y durante la vejez.

¿Cómo actúa la enfermedad?

La enfermedad se contagia fácilmente por el contacto directo con perros infectados, acelerándose el contagio en animales hacinados, perreras, guarderías, exhibiciones caninas, etc…. Se puede transmitir por el aire, por contacto con fluidos corporales como lágrimas y secreciones nasales, incluso con agua y comida contaminada con dichos fluidos. Los perros infectados pueden diseminar el virus durante varios meses.

¿Qué síntomas tiene un perro con moquillo?

Lo primero que va a mostrar nuestra mascota tras el contagio es fiebre y puede durarle unos días. La enfermedad se manifiesta de varias formas:

  1. Respiratoria. Aparece secreción nasal y tos mayoritariamente. En ocasiones se presenta dificultad para respirar.
  2. Digestiva. Los animales tienen vómitos, diarreas y gastroenteritis.
  3. Nerviosa. Espasmos musculares que acaban en parálisis de las extremidades. A veces aparece una tos silibante producto de las lesiones nerviosas.
  4. Cutánea. Dermatitis con endurecimiento en la piel de las almohadillas, pérdida de pelo, irritación de la piel, erupciones,…
  5. Ocular. Se producen edemas en el ojo provocando el típico «Ojo Azul», acompañado de conjuntivitis, lagrimeo, legañas y a veces úlceras en la córnea.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento se basa en actuar sobre las infecciones bacterianas asociadas al cuadro. El virus en sí no puede tratarse. Va a aplicarse un tratamiento paliativo para los vómitos, tos, diarrea y los síntomas neurológicos. Es muy importante mantener al animal hidratado y separado del resto de animales. Si el veterinario lo considera necesario, es posible que te recomiende dejarlo ingresado para mantener la hidratación y mejorar la sintomatología con la correspondiente medicación.

Lo más importante en el moquillo, como en cualquier enfermedad vírica, es la prevención mediante la vacunación. El moquillo forma parte de las primeras vacunas que se aplican en el plan de prevención a los cachorros y suele hacerse un refuerzo anual en animales adultos. El veterinario valorará las necesidades de tu mascota y escogerá el protocolo más adecuado para la prevención de las enfermedades.