¿Qué es la tos de las perreras?

Estamos en época de vacaciones y son muchos los propietarios que optan por dejar a su mascota en guarderías durante el tiempo que están fuera. La tos de las perreras o traqueobronquitis infecciosa canina es un síndrome muy contagioso por lo que se disemina muy fácilmente en recintos con muchos perros como guarderías, criaderos, perreras, etc…

¿A qué se debe la enfermedad?

Son varios los agentes infecciosos que producen la tos de las perreras, por lo que la infección puede estar debida a uno o a varios de ellos. Los principales virus que pueden provocar este cuadro son:

  • Adenovirus canino (CAV 1 y CAV 2)
  • Herpesvirus
  • Coronavirus
  • Parainfluenza
  • Reovirus canino

Mientras que el principal agente bacteriano implicado es Bordetella bronchiseptica.

La enfermedad se disemina por el aire mediante tos o estornudos así como por contacto indirecto (comederos, bebederos o juguetes de perros infectados). Hay ciertos casos en los que la enfermedad se puede agravar, por ejemplo en razas braquicéfalas (Bóxer, Pug, Bulldog) siendo de mayor riesgo por la anatomía de su aparato respiratorio, en animales con patologías cardiacas así como en perros mayores y cachorros.

¿Cuales son los síntomas?

Lógicamente el principal síntoma es tos seca e intensa, bastante característica, y que suele aparecer tras una excitación durante juegos o paseos. En ocasiones el episodio de tos se acompaña de arcadas o incluso vómitos, lo que da la sensación de tener un cuerpo extraño en la garganta y que el perro necesita expulsarlo. Es posible que también aparezcan estornudos, secreción nasal, lagrimeo y en ciertas ocasiones fiebre. Estos síntomas aparecen a los 3-5 días después del contagio y pueden llegar a durar hasta 3 semanas.

¿Cuál es el tratamiento de la enfermedad?

El veterinario será el encargado de recetarte los fármacos que van a minimizar los síntomas como la tos, fiebre, falta de apetito, etc.. pero lo más importante en la tos de las perreras es la prevención.

Hay ciertas pautas que podemos llevar a cabo para evitar que nuestro peludo se contagie:

  • Evitar el contacto con perros enfermos o sospechosos de tener la enfermedad.
  • Evitar los cambios de temperatura extremos (sobre todo los que ocurren en otoño e invierno).
  • No dar agua excesivamente fría.
  • Vacunar a los perros todos los años (sobre todo en etapa de cachorros y seniors) para fortalecer su sistema inmunitario frente a los patógenos causantes de la enfermedad. Esta inmunidad se suele crear entre los 3-7 días después de la vacuna por lo que es más seguro que no tengan contacto con otros perros al menos hasta una semana después de la vacunación. Es por ello que si tenemos pensado dejar a nuestro peludo en una residencia unos días hay que vacunarlo con antelación.

La traqueobronquitis infecciosa es de las enfermedades más comunes en canes que suelen estar en contacto con otros perros muy a menudo. A pesar de ser una afección puntual, es necesario prevenirla puesto que en ciertos animales podrían aparecer contratiempos que complican el cuadro. Previene, vacuna, acude a tu veterinario de confianza y dalevidaatumascota.