¿Qué cuidados básicos necesita mi mascota?

Cuando tenemos una mascota, sobre todo si es por primera vez, es importante conocer los cuidados básicos que va a necesitar. Es imprescindible acudir al veterinario ya que es la persona encargada de enseñarte las pautas necesarias para aportar a tu mascota los mejores cuidados así como para prevenir enfermedades.

Prevención de enfermedades

La prevención básica de enfermedades alberga tres puntos que deben estar controlados al completo.

  1. Parásitos. Son muchas las enfermedades que se transmiten por parásitos. Alguna de ellas con consecuencias fatales, por lo que la prevención de parásitos debe realizarse tal y como nos indique nuestro veterinario. Dicha prevención puede hacer trimestral o mensualmente, todo depende de las necesidades de la mascota, la zona geográfica donde viva, etc… Recuerda que algunas enfermedades parasitarias son zoonóticas y que, en caso de no prevenirlas, podemos tener un verdadero problema todos los miembros de la familia. Con los parásitos: ¡mejor prevenir que curar!.
  2. Virus. Por suerte, gran parte de las graves enfermedades víricas de las mascotas se previenen con una simple vacuna. Es muy importante llevar un buen plan de vacunación desde cachorros. El veterinario se encargará de aconsejarte el mejor plan basándose en la especie y estado inmunológico de tu mascota.
  3. Esterilización. A pesar de que todavía existen propietarios que creen que lo mejor es cruzar a su mascota (en las hembras para cumplir con su falsa necesidad de gestar y tener cachorros o en el caso de los machos para que su temperamento se vuelva más suave), la mejor opción, siempre, es la esterilización. Los beneficios son múltiples como ya hemos explicado en otras entradas de nuestra web de consejos.

Higiene de la mascota.

Podemos englobarla en 4 partes:

  1. La piel y el pelo. Los baños en perros deben ser como máximo 1 al mes e incluso, si no es necesario, podemos disminuir la frecuencia. Es importante recordar que abusar de los baños puede provocar problemas en la piel y el pelo, sobre todo si no se utilizan productos específicos para el baño de mascotas. En el caso de los gatos los baños suelen ser menos frecuentes, todo depende del animal y de su estilo de vida. Tener el pelo y la piel limpia puede conseguirse combinando el baño mensual con cepillados diarios. Es la mejor manera de eliminar residuos que puedan tener en el pelo nuestra mascota y aportar brillo al pelaje.
  2. Las uñas. Las uñas que no suelen «desgastarse» al andar, como los espolones, deben cortarse siempre que sea necesario para evitar que se partan, ya que es un episodio doloroso para la mascota y muy aparatoso para el propietario. En los gatos existen rascadores donde pueden limar sus uñas y mantener el tamaño perfecto. Tu veterinario de confianza puede enseñarte cómo cortar las uñas de tu mascota sin hacerle daño.
  3. Oídos. La limpieza de los oídos debe realizarse, al menos, una vez al mes. Puedes aprovechar el día del baño para limpiarlos. En razas con las orejas caídas (Basset Hound, Cocker, Beagle,…), al tener el canal auditivo cerrado, se suele acumular más cantidad de cerumen, por lo que la limpieza puede ser más frecuente. Se desaconseja el uso de bastoncillos de algodón. Puedes limpiar la zona externa enrollando una gasa en tus dedo y frotando la oreja. Si huele mal, tiene un color oscuro que recuerda a «posos de café» o tu mascota sacude mucho la cabeza debes acudir al veterinario.
  4. Higiene dental. Es habitual, sobre todo en mascotas que se alimentan con comida casera, el acúmulo de sarro y la halitosis. Cepillar los dientes de nuestra mascota, aportar alimento seco (pienso) y ayudarnos de snacks dentales para prevenir la formación de sarro, es la mejor manera de mantener la boca sana. En animales mayores, siempre que lo aconseje el veterinario, suele ser necesario realizar limpiezas dentales por ultrasonidos. Perro sarro

Actividad física

El ejercicio físico no sólo es recomendable, sino que se ha vuelto una necesidad para personas y mascotas. El deporte mejora la forma física, previene el sobrepeso así como problemas articulares. Ayuda a expresar comportamientos normales de la raza, como explorar y rastrear olores en los perros, etc. Es una de las mejores maneras de disfrutar de la compañía de tu mascota y estrechar las relaciones entre ambos.

Como puedes ver tener una mascota requiere de ciertos compromisos que requiere ser un propietario responsable. La mascota depende de nosotros, en muchos de estos puntos, para poder disfrutar de una vida plena y libre de enfermedades. Pide ayuda a tu veterinario para cualquier duda que tengas sobre la salud de tu mascota ¡y disfrútala mucho tiempo!.

¿Conoces el síndrome del gato paracaidista?.

Comienza el buen tiempo y con ello nuestro gato puede sentirse muy cómodo asomado en la ventana, tomando brisa fresca y de paso curioseando a los demás animales del vecindario. Parece un acto inofensivo pero, si vivimos en un piso alto, este pasatiempo puede acabar en un gran susto.

¿Qué es el «síndrome del gato paracaidista»?.

Este concepto hace referencia a los gatos que, tras caer de una altura de al menos 7 metros, se presentan en urgencias con múltiples lesiones localizadas sobre todo en cabeza, tercio posterior, tórax y abdomen. Se sabe que es más frecuente en animales jóvenes (debido a la falta de experiencia, comienzo de la pubertad, etc.) y, además, los que no están esterilizados.

Se sabe que un gato sufre lesiones más graves si cae de una altura pequeña que si lo hace de una más alta. Esto se debe a que durante la caída, el gato es capaz de utilizar su sentido del equilibrio y darse la vuelta en el aire para amortiguar el golpe. Además, justo antes de caer al suelo, expande totalmente su cuerpo para aumentar el roce con el aire, haciendo su caída en dos fases, como hacen paracaidistas. A veces el gato parece ileso tras la caída pero siempre debemos acudir al veterinario, puesto que puede haber lesiones internas muy graves que pueden acabar con la vida de nuestro felino.

¿Cómo se puede prevenir?.

Se debe de tomar cualquier medida que sea necesaria para evitar que nuestro gato caiga al vacío. Una manera de ayudar a que pierda el interés por lo que hay fuera de casa es ofreciéndole juegos interactivos, desarrollando su instinto de caza, escondiendo comida para que la busque e incluso incluyendo un nuevo gato en la familia, que le sirva de compañero de juegos y entretenimientos (siempre bajo la supervisión de un veterinario que nos asegure que el nuevo miembro está en condiciones y así evitar el contagio de enfermedades infecciosas como FELV-FIV).

Otra medida eficaz es utilizar mosquiteras en las ventanas, barandillas, rejas, cerramientos y/o todo aquello que evite que el gato pueda precipitarse al vacío pero que a su vez no perjudique a la curiosidad que tiene del mundo exterior.

Si tu gato es de los que disfrutan de pasar horas en la ventana y piensas que como nunca se ha caído no va a pasarle, es cuestión de tiempo que acabe precipitándose al vacío. De hecho es frecuente que un gato caiga más de una vez si no se toman medidas, ya sea por una ráfaga de viento, otro animal que llama su atención o simplemente por una falta de equilibrio puntual. Este susto tiene fácil remedio, así que desde dalevidaatumascota te aconsejamos que seas precavido y pongas todos los medios necesarios para evitar este disgusto tan desagradable.

Empieza el calor. ¡Cuidado!, el Sol también daña a las mascotas.

Nos encontramos en la antesala del verano. El frío y la humedad dejan paso al clima seco y a las altas temperaturas. Todos sabemos que nos tenemos que proteger de la exposición al Sol, sobre todo en las horas más dañinas (12:00-16:00) pero, ¿conoces el daño que puede provocar a las mascotas?.

Daños causados por la sobreexposición solar en perros y gatos.

Los animales domésticos son particularmente vulnerables a las quemaduras solares. Por ejemplo, los animales de pelo corto y manto blanco (Dogo Argentino, Bóxer, Dálmatas, Siamés, American/Europeo Shorthair), así como las razas sin pelo (como el Viringo Peruano o Perro del Perú, Sphynx,…) son muy sensible a la luz UV, especialmente en la zona de la cabeza. Al tener el pelo corto los rayos penetran más fácilmente, llegando a la piel y provocando daños que pueden llegar a ser bastante severos. En ciertas ocasiones, esos daños pueden acabar provocando enfermedades muy graves como el Carcinoma de Células Escamosas, el cuál se ha convertido en una de las neoplasias malignas de piel más frecuentes en perros y gatos.

Otro daño frecuente durante épocas calurosas son las quemaduras en las almohadillas. Ocurre frecuentemente en perros que salen a pasear en horas en las que las temperaturas son muy altas y caminan sobre zonas que atrapan mucho calor, como es el asfalto o el pavimento de piedra.

Nosotros no somos conscientes, porque vamos calzados y podemos así protegernos de las altas temperaturas, pero las mascotas acaban con las almohadillas totalmente abrasadas. Si esto ocurriera notarías que camina muy deprisa, busca la sombra, se queja e incluso se niega a caminar.

Las altas temperaturas no sólo van a provocar quemaduras. Hay otros trastornos frecuentes en épocas calurosas, como puede ser el golpe de calor, del que ya hemos hablado en este artículo, y que no debemos olvidar dado que puede tener consecuencias fatales.

¿Cómo prevenir las quemaduras?.

El mercado ofrece diferentes protectores solares especiales para mascotas, que nos pueden ayudar para la prevención de quemaduras en animales con condiciones de pelo y piel que los hacen especialmente susceptibles. Además, para las almohadillas, existen protectores que se pueden aplicar directamente en la zona con el fin de prevenir quemaduras o irritaciones plantares.

Obviamente, aparte de utilizar productos para prevenir las quemaduras, lo más importante es aplicar las medidas necesarias para evitar la sobreexposición al Sol, sobre todo en horas en las que los rayos UV son especialmente dañinos. No dejar que los animales permanezcan en azoteas, fincas, o cualquier zona a la intemperie sin tener un sitio donde resguardarse del Sol es de las medidas más importantes. No sacar a pasear a tu perro durante el día en épocas muy calurosas, sino buscar las horas más frescas, cuando el Sol no es tan fuerte, como a primera hora de la mañana, durante el atardecer y por la noche.

Si tu mascota ha sufrido quemaduras solares debes consultar con tu veterinario de confianza para que ponga un tratamiento y haga un seguimiento a las lesiones provocadas por las altas temperaturas. El verano es época para disfrutar del buen tiempo y, con unas pocas medidas preventivas a tomar con nuestra mascota, se puede convertir en la estación más divertida del año.