Bebé y cachorro

Beneficios de las mascotas en los niños

Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre. En el caso de los niños, es el compañero perfecto para el aprendizaje y su desarrollo. En este artículos descubriremos el porqué.

Desarrollo de niños con mascotas

Son muchos los beneficios que aporta una mascota en casa, sobre todo durante la etapa del desarrollo. Crecen aprendiendo valores como el respeto, la empatía, protección, así como la percepción de que hacer daño no es bueno. Además aportan una enseñanza natural sobre el nacimiento, parto, sexualidad, dolor, enfermedad y muerte que, generalmente, son aspectos difíciles de tratar en los hogares.

  • En cuanto a los beneficios sobre la salud de los niños, las mascotas van a aportar durante el desarrollo una disminución del estrés, ansiedad, y agresividad, mejora la autoestima y el bienestar psicológico y además incrementa la actividad física con lo que se previene enfermedades relacionadas con el sedentarismo.
  • Existen estudios que demuestran que los niños que crecen con animales tienen menos riesgo de presentar alergias y obesidad. («Un perro en una pastilla», Anita Kozyrskyj).
  • Existen beneficios socioeducativos como las relaciones sociales que se crean entre los propietarios de mascota durante los paseos. Acelera el desarrollo psicomotor a través del juego y ejercicio. Los niños conoceran el papel protector que se debe tener ante un ser querido, dejarán de sentirse los protegidos de la casa para ayudar a proteger a su perro junto a sus progenitores, con lo que se favorece la responsabilidad a edades Bebé con Labradortempranas algo muy importante a la hora de enfrentarse a problemas como adultos.

Perros de trabajo para niños

Los niños con autismo o síndrome de Asperger tienen problemas de conducta, socialización e integración social. Es por ello que, durante muchos años, se han entrenado perros para ayudar a estos pequeños guerreros. Existen las terapias asistidas con animales en las que se ha demostrado que los niños tratados han aumentado la autoestima, socialización y el desarrollo de las habilidades del lenguaje tras el contacto con los perros de trabajo.

Existen otros perros entrenados para niños con diabetes. Son perros de asistencia médica capaces de oler, con unos 20 minutos de antelación al suceso, las bajadas o subidas de azúcar en sangre y alertar a los cuidadores del niño. Se han convertido en un seguro de vida de sus dueños.

Lo mismo ocurre con los perros detectores de crisis de epilepsia. Tras meses de entrenamiento, estos perros son capaces de detectar con antelación una crisis de convulsiones y no sólo eso sino que, una vez que sucede socorren a los niños que la están sufriendo. Por ejemplo, acercan el teléfono al enfermo, quitan los objetos de su alrededor para evitar daños durante la crisis e intentan buscar ayuda sin alejarse de su dueño.

La mascota es un miembro más de la familia. Son infinitos los beneficios que aportan a los niños (y a los no tan niños). Pero antes de aumentar la familia es responsabilidad de los mayores enseñar a respetar a los animales así como mostrarles la responsabilidad que conlleva ser propietario de una mascota. Los animales no son juguetes que podemos regalar como entretenimiento de los pequeños y abandonar cuando ya no sean partícipes de sus juegos. Son valores que, como padres, debemos inculcar a nuestros hijos desde edades muy tempranas.

X