¿Quieres regalar una mascota por navidad?

Se acerca la época más especial del año, cargada de ilusiones, regalos y reuniones familiares. Son muchas las familias que por navidad piensan en regalar una mascota a los peques de la casa pero, ¿están tomando una decisión correcta?.

Los cuidados que necesita una mascota.

Está claro que una mascota requiere de ciertos cuidados diarios que debemos conocer antes de tomar la decisión de ampliar la familia. En el caso de los cachorros tenemos que contar con el gasto económico a corto plazo que suponen las vacunas y la identificación así como la adaptación al hogar y el aprendizaje a los paseos. Durante esta época es habitual que rompan cosas de la casa como zapatos, camas, sofás, etc. y que realicen sus necesidades en cualquier lugar hasta que aprendan a hacerlo fuera de casa. Se requiere de mucha paciencia y compromiso por parte de todos los miembros de la familia para convertir al cachorro en todo un perro educado y equilibrado.

¿Cómo elegir la mejor mascota?.

Esta decisión es muy importante. No debemos dejarnos guiar de lo amoroso que pueda parecer un cachorrito o de la raza que esté de moda. Hay que pensar friamente cómo será de adulto, si tenemos espacio y tiempo para encargarnos de la mascota elegida, la posibilidad de que podamos padecer enfermedades asociadas a la tenencia de mascotas como alergias al pelo del gato y que pueden hacer de esta fantástica experiencia un fracaso. Además, en el caso de los niños y adolescentes, hay que contar con que esa buena intención que prometen antes de tener la mascota puede comenzar a decrecer una vez agotado el factor novedoso.

Una mascota cambia tu vida y la de tu familia.

Cuando incluimos una mascota en la familia, si es una decisión responsable y consensuada por todos los miembros, es de las mejores experiencias que puede vivir una persona. Pero eso significa que debemos adoptar ciertas decisiones:

  • Vacaciones. Podemos seguir disfrutando de nuestras ansiadas vacaciones en familia sin olvidar que, o bien nos llevamos a nuestra mascota, o la dejamos a cargo de una persona o establecimiento de confianza donde la traten tan bien como nosotros.
  • Tiempo libre. Durante la semana, el estrés que supone el trabajo, el colegio, los niños, etc, no puede afectar a los paseos que requiere nuestro perro para mantener su salud (física y mental) en óptimas condiciones. Pasear 3 veces al día, unos veinte minutos cada vez, es lo recomendable. Tenemos que fomentar que se relacione con otros animales y llevarlo a sitios nuevos como la playa y el campo.
  • Gasto económico. La ley de murphy «si algo malo puede pasar, pasará«. Todos pasamos por momento económicos mejores y peores. Es aquí donde debemos ser precavidos y contar con un gasto extra a las revisiones veterinarias y alimentación. Las mascotas, como nosotros, pueden enfermar y necesitar medicación puntual o durante el resto de su vida.
  • Compaginar con la familia. Si en tu hogar ya tienes mascotas o niños pequeños que no han estado en contacto con otros animales debes tener cuidado. Pueden surgir problemas de convivencia entre mascotas o problemas de salud, como por ejemplo las temidas alergias.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es perropelo-1024x678.jpg
  • Cambios en casa para el nuevo miembro. Debemos tener una zona para el arenero y el rascador del gato, la cama donde descansa, su bebedero y comedero, etc… y que todo ello no nos suponga una molestia. Además es necesario hacer limpiezas más frecuentes para que tu hogar siga limpio.

En definitiva, tener un animal en casa no es obligatorio, pero si has tomado la decisión de ampliar la familia debe convertirse en una obligación cuidarlo y educarlo. Desgraciadamente España es el país Europeo con mayor tasa de abandono de animales al año (137.000 perros anuales son abandonados). El abandono nunca es una opción. Si no estás dispuesto a cuidar y dar todo tu amor a una mascota durante toda su vida no tengas mascota. Sé consecuente con tus decisiones y más cuando implica el futuro de una vida.

¿Qué es el moquillo canino?

El moquillo canino o distemper es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta fundamentalmente a perros, zorros y hurones. Son más vulnerables los animales muy jóvenes (cachorros) y durante la vejez.

¿Cómo actúa la enfermedad?

La enfermedad se contagia fácilmente por el contacto directo con perros infectados, acelerándose el contagio en animales hacinados, perreras, guarderías, exhibiciones caninas, etc…. Se puede transmitir por el aire, por contacto con fluidos corporales como lágrimas y secreciones nasales, incluso con agua y comida contaminada con dichos fluidos. Los perros infectados pueden diseminar el virus durante varios meses.

¿Qué síntomas tiene un perro con moquillo?

Lo primero que va a mostrar nuestra mascota tras el contagio es fiebre y puede durarle unos días. La enfermedad se manifiesta de varias formas:

  1. Respiratoria. Aparece secreción nasal y tos mayoritariamente. En ocasiones se presenta dificultad para respirar.
  2. Digestiva. Los animales tienen vómitos, diarreas y gastroenteritis.
  3. Nerviosa. Espasmos musculares que acaban en parálisis de las extremidades. A veces aparece una tos silibante producto de las lesiones nerviosas.
  4. Cutánea. Dermatitis con endurecimiento en la piel de las almohadillas, pérdida de pelo, irritación de la piel, erupciones,…
  5. Ocular. Se producen edemas en el ojo provocando el típico «Ojo Azul», acompañado de conjuntivitis, lagrimeo, legañas y a veces úlceras en la córnea.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento se basa en actuar sobre las infecciones bacterianas asociadas al cuadro. El virus en sí no puede tratarse. Va a aplicarse un tratamiento paliativo para los vómitos, tos, diarrea y los síntomas neurológicos. Es muy importante mantener al animal hidratado y separado del resto de animales. Si el veterinario lo considera necesario, es posible que te recomiende dejarlo ingresado para mantener la hidratación y mejorar la sintomatología con la correspondiente medicación.

Lo más importante en el moquillo, como en cualquier enfermedad vírica, es la prevención mediante la vacunación. El moquillo forma parte de las primeras vacunas que se aplican en el plan de prevención a los cachorros y suele hacerse un refuerzo anual en animales adultos. El veterinario valorará las necesidades de tu mascota y escogerá el protocolo más adecuado para la prevención de las enfermedades.

¿Qué cuidados necesita un hurón?

El mundo de los animales de compañía es cada vez más variado. Es habitual encontrar hogares con perros, gatos, conejos, hámsters, pajaritos, reptiles y, con más frecuencia, los hurones. Si buscas una mascota sociable, divertida y muy cariñosa el hurón puede ser tu mejor compañero. No obstante, hay cuidados muy específicos que debemos conocer antes de tener a esta mascota tan original. Es nuestra responsabilidad cumplir con estos cuidados para ofrecerle un entorno de bienestar en el que pueda disfrutar de buena calidad de vida.

Curiosidades del hurón

  1. Hurón (ferret en ingles) proviene del latín «furonem» cuyo significado es «ladrón«, palabra que describe su comportamiento puesto que tienen tendencia a coger cosas y esconderlas.
  2. Tiene una visión muy pobre, sólo ven bien a corta distancia, lo que compensan con un olfato y oído muy desarrollados.
  3. Son carnívoros, con una digestión muy rápida debido a su corto intestino. No toleran muy bien los cereales ni los vegetales, por lo que no debes abusar de ellos en su dieta.
  4. Tiene un olor corporal característico. No obstante hay que evitar el exceso de baños ya que se intensifica el olor al secar la piel. Un baño al mes es suficiente.
  5. Existen dietas en el mercado para hurones pero como tienen una alimentación muy parecida a la de los felinos pueden comer dieta específica de gatos sin problema, aunque lo ideal es que además tengan acceso a proteína animal como el pollo o conejo.
  6. Existen alimentos muy perjudiciales para su salud, en ocasiones pueden llegar a ser mortales, como es el chocolate, maíz, cebollas, lácteos y el alimento para perros.
  7. El peso de adulto es de 1,5-2,5Kg siendo las hembras un poco más pequeñas que los machos.
  8. Su esperanza de vida es de 8-10 años.
  9. Pueden llegar a dormir hasta 18 horas al día, mostrando mayor actividad durante el anochecer.
  10. El color suele ser marrón, gris o negro. En algunos casos hay hurones de color blanco, albinos, con ojos rosas pero suelen ser ciegos y padecer sordera.
  11. Al tratarse de un cazador innato es recomendable evitar la convivencia con aves domésticas o pequeños roedores.

¿Qué cuidados veterinarios necesita un hurón?

Los hurones son animales que deben someterse a una vacuna anual contra el moquillo y la rabia. La primera vacuna se puede aplicar desde las 6-8 semanas de edad. Además necesita una desparasitación periódica así como, siempre bajo recomendación veterinaria, una prevención contra la filaria o gusano del corazón.

Los hurones son animales sensibles a los cambios de temperatura, sobre todo en caso de temperaturas por encima de los 30ºC. De la misma manera que los ambientes fríos pueden tolerarlos bien, el calor excesivo puede acabar con su vida.

Esterilización. Los hurones tienen glándulas sebáceas por gran parte de su cuerpo, las cuales están ligadas a las hormonas sexuales, principalmente en machos. Es por esto que, los animales que no han sido castrados tienen un olor corporal muy fuerte que dificulta la convivencia.

En el caso de las huronas, el motivo de la esterilización es muy distinto. Si una hembra ha entrado en contacto con un macho y ovula, pero no se ha llegado a cubrir, el celo continúa con niveles de estrógenos en sangre cada vez mayores. Estos niveles tan altos durante un tiempo constante van a tener un efecto tóxico en la sangre por lo que ciertas células (como los glóbulos rojos) se dejan de producir, provocando con una anemia severa y finalmente morirá.

El hurón es un animal que no exige demasiados cuidados. No obstante, si estás pensando en incluir uno en tu familia debes conocer ciertos aspectos sobre su salud para evitar que enfermen y así brindarles una buena calidad de vida.