¿Quieres regalar una mascota por navidad?

Se acerca la época más especial del año, cargada de ilusiones, regalos y reuniones familiares. Son muchas las familias que por navidad piensan en regalar una mascota a los peques de la casa pero, ¿están tomando una decisión correcta?.

Los cuidados que necesita una mascota.

Está claro que una mascota requiere de ciertos cuidados diarios que debemos conocer antes de tomar la decisión de ampliar la familia. En el caso de los cachorros tenemos que contar con el gasto económico a corto plazo que suponen las vacunas y la identificación así como la adaptación al hogar y el aprendizaje a los paseos. Durante esta época es habitual que rompan cosas de la casa como zapatos, camas, sofás, etc. y que realicen sus necesidades en cualquier lugar hasta que aprendan a hacerlo fuera de casa. Se requiere de mucha paciencia y compromiso por parte de todos los miembros de la familia para convertir al cachorro en todo un perro educado y equilibrado.

¿Cómo elegir la mejor mascota?.

Esta decisión es muy importante. No debemos dejarnos guiar de lo amoroso que pueda parecer un cachorrito o de la raza que esté de moda. Hay que pensar friamente cómo será de adulto, si tenemos espacio y tiempo para encargarnos de la mascota elegida, la posibilidad de que podamos padecer enfermedades asociadas a la tenencia de mascotas como alergias al pelo del gato y que pueden hacer de esta fantástica experiencia un fracaso. Además, en el caso de los niños y adolescentes, hay que contar con que esa buena intención que prometen antes de tener la mascota puede comenzar a decrecer una vez agotado el factor novedoso.

Una mascota cambia tu vida y la de tu familia.

Cuando incluimos una mascota en la familia, si es una decisión responsable y consensuada por todos los miembros, es de las mejores experiencias que puede vivir una persona. Pero eso significa que debemos adoptar ciertas decisiones:

  • Vacaciones. Podemos seguir disfrutando de nuestras ansiadas vacaciones en familia sin olvidar que, o bien nos llevamos a nuestra mascota, o la dejamos a cargo de una persona o establecimiento de confianza donde la traten tan bien como nosotros.
  • Tiempo libre. Durante la semana, el estrés que supone el trabajo, el colegio, los niños, etc, no puede afectar a los paseos que requiere nuestro perro para mantener su salud (física y mental) en óptimas condiciones. Pasear 3 veces al día, unos veinte minutos cada vez, es lo recomendable. Tenemos que fomentar que se relacione con otros animales y llevarlo a sitios nuevos como la playa y el campo.
  • Gasto económico. La ley de murphy «si algo malo puede pasar, pasará«. Todos pasamos por momento económicos mejores y peores. Es aquí donde debemos ser precavidos y contar con un gasto extra a las revisiones veterinarias y alimentación. Las mascotas, como nosotros, pueden enfermar y necesitar medicación puntual o durante el resto de su vida.
  • Compaginar con la familia. Si en tu hogar ya tienes mascotas o niños pequeños que no han estado en contacto con otros animales debes tener cuidado. Pueden surgir problemas de convivencia entre mascotas o problemas de salud, como por ejemplo las temidas alergias.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es perropelo-1024x678.jpg
  • Cambios en casa para el nuevo miembro. Debemos tener una zona para el arenero y el rascador del gato, la cama donde descansa, su bebedero y comedero, etc… y que todo ello no nos suponga una molestia. Además es necesario hacer limpiezas más frecuentes para que tu hogar siga limpio.

En definitiva, tener un animal en casa no es obligatorio, pero si has tomado la decisión de ampliar la familia debe convertirse en una obligación cuidarlo y educarlo. Desgraciadamente España es el país Europeo con mayor tasa de abandono de animales al año (137.000 perros anuales son abandonados). El abandono nunca es una opción. Si no estás dispuesto a cuidar y dar todo tu amor a una mascota durante toda su vida no tengas mascota. Sé consecuente con tus decisiones y más cuando implica el futuro de una vida.

Tengo alergia a mi mascota, ¿qué puedo hacer?

Es muy habitual que una familia se vea en la tesitura de tener que prescindir de la compañía de su mascota porque algún miembro de la familia es alérgico. Normalmente esta decisión suele tomarse, incluso, bajo recomendación médica. Pero no te apresures, ¿quieres saber qué alternativas tienes para evitar pasar por esta traumática situación?.

Asegúrate que tu mascota es la causante de la alergia

Existen pruebas a alérgenos específicas que pueden realizarte en centros especializados para comprobar que tu problema de alergia se debe al pelo o a la descamación de la piel (caspa) de la mascota. Si ese fuera el caso existen medidas que puedes tomar para que tu adorado peludo y tú puedan vivir bajo el mismo techo, por ejemplo:

Perro subido al sofá con caída de pelo
  • Evita tejidos en casa que acumulen pelos y ácaros, por ejemplo las alfombras.
  • No permitas que el animal suba al sofá.
  • Impide que entre en la habitación donde descansa la persona que tiene alergia.
  • Debes ventilar la vivienda a diario.
  • Utiliza un purificador de aire con filtro HEPA (va a evitar la propagación de microorganismos como virus, bacterias, ácaros…)
  • Existen en el mercado lociones de uso tópico para el pelaje del animal que neutralizan los alérgenos. Consulta con tu veterinario el modo de aplicación y la frecuencia.
  • Trata de mantener la casa muy limpia, haz una limpieza exhaustiva al menos una vez por semana. Es aconsejable utilizar aspiradora y paños mojados para atrapar la suciedad.
  • Presta más atención a la higiene rutinaria animal y sus pertenencias como cama y mantas frecuentemente. No abuses del baño, este debe de realizarse como mucho una vez al mes, ya que puede dañar la piel del animal.
  • Te recomendamos que cepilles a tu mascota al menos una vez al día fuera de casa, por ejemplo durante el paseo. Va a ser esencial para evitar la caída excesiva del pelo y para eliminar residuos que también producen alergia como caspa, saliva,…

¿Qué provoca la alergia a las mascotas?

Hay una creencia común de que el motivo de alergia a las mascotas es el pelo, nada más lejos de la realidad. El pelo no es el origen de la alergia. Generalemente la hipersensibilidad a las mascotas se produce por la caspa, células epiteliales, secreciones de las gládulas sebáceas, saliva e incluso restos de orina. Además se ha visto que las personas asmáticas tienen más posibilidades de desarrollar alergia a los animales de compañía.

Existen varias opciones para no tener que llegarnos a privar de la compañía de nuestra mascota. Si se trata de los más pequeños de la casa cabe recordar que se ha demostrado científicamente los beneficios de las mascotas en niños, entre los que cabe destacar los bajos riesgos de desarrollar alergias así como de padecer enfermedades graves como la obesidad.

Aunque la alergia conlleva síntomas muy molestos existen soluciones que van a evitar privarnos de la compañía de nuestro peludo, a nosotros y a los más pequeños de la casa. No te apresures a tomar decisiones de las que, probablemente en un futuro, te puedas arrepentir.

¿Qué debes saber si tienes un conejo de mascota?

En la actualidad, y cada vez con más frecuencia, es habitual la tenencia de conejos como animal de compañía, sobretodo en familias con niños. De hecho se ha convertido en la tercera mascota más frecuente en los hogares después de perros y gatos. Es por ello que si quieres incluir a esta simpática mascota en tu familia, debes conocer ciertos cuidados básicos que van a necesitar para disfrutar de una buena calidad de vida.

Curiosidades

  • Suelen ser animales dóciles, cariñosos y amigables. No obstante necesitan tranquilidad en su hábitat para evitar el desarrollo de conductas no deseadas como el miedo, nerviosismo o agresividad.
  • Los conejos enanos tienen una alteración en la hipófisis que impide su normal crecimiento. No obstante, esto no implica que el conejo esté enfermo y pueda disfrutar de una buena calidad de vida.
  • Son animales muy exigentes con su limpieza corporal (algo que recuerda a los gatos), por lo que no suele ser necesario el baño, a no ser que sea una recomendación veterinaria.
  • Una de las precauciones que hay que tener si bañas al conejo es tener cuidado con los cambios de temperatura puesto que son muy sensibles a ello. Evita las temperaturas calurosas o frías así como las corrientes de aire.
  • La esperanza de vida de los conejos oscila entre 8-10 años, por lo que se convierte en un buen compañero de infancia para los niños.
  • Los conejos suelen alcanzar la madurez sexual a los 3-4 meses. Este cambio hormonal puede modificar su carácter y su comportamiento, volviéndose más agresivos y territoriales, aspectos poco interesantes cuando conviven con niños. Por ello te recomendamos que consultes con tu veterinario sobre la posibilidad de esterilización tanto en hembras como machos.
Conejo con niña en el campo

¿Qué cuidados necesita un conejo?

Es importante no sólo conocer los cuidados básicos que va a necesitar nuestro conejo, sino además, la regularidad con la que se realicen. Por ello hay que tener en cuenta lo siguiente:

  1. El lecho de los conejos debe adecuarse a cada individuo. No obstante no debe utilizarse ni arena para gatos ni serrín puesto que suelen desprender un polvo que puede irritar y obstruir las vías respiratorias altas. Lo más recomendados son los pellets de madera o papel y la fibra de coco.
  2. Su jaula debe de estar limpia y habitualmente abierta para que pueda pasear por la casa durante el día y así hacer ejercicio. Las salidas deben ser supervisadas por un adulto puesto que pueden provocar accidentes si roen muebles o cables.
  3. Cuida al máximo su alimentación. Su aparato digestivo es muy delicado, tienden a engordar con mucha facilidad. Lo mejor es que su dieta esté balanceada entre heno (80%) y alimentación específica de conejos que habitualmente incluye fruta y verduras (20%).
  4. El agua debe de estar limpia y a libre disposición durante todo el día.
  5. Los siguientes alimentos están totalmente prohibidos en los conejos puesto que pueden llegar a ser tóxicos incluso en pequeñas cantidades: patatas, guisantes, ajo, cebollas, champiñones, puerros, habas, plátanos, higos, chirimoya, melocotón, ciruelas, albaricoque, aguacate, pan, arroz, galletas, nueces, avena, quesos, mantequilla y maíz.
  6. Los dientes de los conejos están en continuo crecimiento. Aporta cosas que puedan roer como ramas de árboles, piedras minerales o juguetes para desgastar los dientes.
  7. Acude a un veterinario especialista en animales exóticos. Es muy recomendable vacunar al conejo de enfermedades como la Mixomatosis y la Enfermedad Vírica Hemorrágica, además de facilitarles otros cuidados y tratamientos en caso necesario.

Los conejos son de las mejores mascotas para hogares pequeños y con niños. Además son animales más independientes que el perro o el gato por lo que si estás pensando en aumentar la familia pero tienes poco tiempo o espacio, tener un conejo puede convertirse en la mejor opción.