Jack Russell con hambre

¿Cómo debo alimentar a mi mascota?

Ésta es una de las primeras preguntas que se nos plantea cuando una nueva mascota forma parte de nuestra vida. Es importante conocer bien las necesidades de nuestra mascota para responder adecuadamente a esta cuestión.

La elección de la comida

Elegir una alimentación adecuada para nuestra mascota es importante para que disfrute de una buena calidad de vida. Hay varias opciones para la alimentación de nuestra mascota, ya sea comida casera o preparada. La elección de la comida depende de la edad, la actividad, la raza, así como del presupuesto y tiempo que podemos dedicarle. Antes de tomar una decisión consulta con tu veterinario para que te asesore sobre la mejor opción para tu mascota.

¿Qué nutrientes debe recibir mi mascota?

Para hacer una buena elección de la comida debemos conocer las necesidades nutricionales de nuestra mascota. En el caso del perro se podrían enumerar 6 nutrientes básicos en su dieta:

  1. Agua: libre disposición, debe ser fresca y limpia. Los perros que se alimenten de productos deshidratados o extrusionados pueden llegar a ingerir hasta 2 litros de agua diarios.
  2. Proteínas: las más nutritivas serán la carne, el pescado y el huevo. Un cachorro, una hembra lactante o gestante así como perros de trabajo necesitan un aporte extra de proteínas en su dieta. A pesar de ser el nutriente estrella en la dieta de todo carnívoro, es el más alérgeno, por lo que tenemos que vigilar los típicos síntomas de intolerancia o alergia alimentaria.
  3. Hidratos de carbono: son los que van a aportar la mayoría de la energía a nuestro animal. No deben superar el 50% de la dieta para que sea lo más equilibrada posible. Los vamos a encontrar en el maíz, arroz, soja y trigo. Debemos prestar especial atención con los cereales en la dieta de nuestra mascota ya que, al igual que en las personas, tu compañero puede ser celíaco.
  4. Grasas: deben ser equilibradas para evitar problemas de sobrepeso en nuestro animal. Dependiendo de la actividad de nuestra mascota, podemos aplicar mayor o menor cantidad de grasa. Van a ayudar al tránsito intestinal y a problemas secundarios como la caída del pelo.
  5. Vitaminas: imprescindibles en los animales. Debido a que la gran mayoría de las vitaminas no pueden ser sintetizadas por el organismo, tenemos que asegurar una dieta equilibradas que aportará vitaminas, liposolubles (A,K,D y E) así como hidrosolubes (C y B), necesarias para una salud óptima.
  6. Minerales: los principales son el zinc, magnesio, calcio, fósforo, potasio, hierro, yodo y cobre. Aunque se necesitan en pequeñas cantidades, van a ser vitales para el buen funcionamiento del organismo.

Verduras y proteínas perro

La alimentación correcta

La cantidad y proporción de los nutrientes depende, entre otros, de la raza, edad, sexo, estilo de vida o estado de salud de la mascota.

En el caso de los cachorros, desde el destete se comienza con cuatro tomas y se reducirán progresivamente hasta las dos tomas diarias. Además el alimento tendrá cada vez menos cantidad de humedad hasta llegar a comer alimento seco. Hay que asegurarnos que disponga siempre de agua limpia y fresca, sobre todo tras las comidas.

En los animales adultos jóvenes lo mejor es repartir la comida en dos veces al día (puede variar según las necesidades del animal). Lo más apropiado es aportar una dieta para animales adultos hasta los 7 años aproximadamente.

En los animales senior (+7 años), aportaremos más cantidad de calcio y glucosamina para ayudar a la protección de huesos y articulaciones. Al tener una vida más sedentaria debemos controlar el aporte de grasas para evitar la obesidad. Además el tamaño de la croqueta debe ser más pequeño y fácil de masticar ya que es habitual los problemas dentales como la enfermedad periodontal con pérdida de piezas.

Durante la gestación, las hembras deben comer una dieta indicada para cachorros ya que requieren de mayor energía para la correcta evolución de la gestación. Además sus necesidades irán en aumento. Durante las primeras semanas, las tomas serán pequeñas y repetidas a lo largo del día, porque pueden aparecer las náuseas y el malestar típico de esta etapa. A medida que avanza la gestación se deberá incrementar un 5% la ingesta de alimento semanalmente. Así sobre la novena semana de gestación la madre comerá una cuarta parte más de lo que comía antes de la preñez. Al final se suele perder el apetito aunque siempre debe tener a su disposición el alimento y el agua. Es posible que tu veterinario te recomiende suplementos vitamínicos durante esta etapa.

Durante la lactancia se requiere mucha energía para responder a las exigencias de los neonatos y a la producción de leche. Por ello, seguiremos las pautas que recomiende el veterinario, pero lo normal es seguir con la dieta que tenía durante la gestación.

Como habrás comprobado cada etapa requiere de una alimentación específica. La salud de nuestra mascota depende en gran medida del tipo de alimentación que tenga. Así una dieta rica en nutrientes y moderada en grasas favorecerá a que nuestro compañero viva más y con mejor calidad. Recuerda la importancia de una buena alimentación y dale vida a tu mascota.

Write a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X