Carlino mirando dulce en una báscula

Mi mascota podría estar «gordita» ¿cómo actúo?

En muy pocos años hemos pasado de tener animales con déficit nutricionales a una situación completamente opuesta, es decir, mascotas con exceso de nutrientes. Es por ello que daremos ciertas recomendaciones para evitar llegar a tener un animal con sobrepeso u obesidad con el grave perjuicio que supone para su salud.

¿Cómo afecta la obesidad en las mascotas?

Tenemos que ser conscientes de que la obesidad es un importante factor de riesgo de enfermedades muy graves y, como tal, hay que prevenirla y tratarla. Además un animal obeso tiene peor calidad y esperanza de vida por lo que tenemos que evitar el aporte de alimentos hipercalóricos así como aumentar el ejercicio. Ciertas consecuencias de la obesidad son:

  • Diabetes.
  • Intolerancia al ejercicio.gato obeso
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Enfermedades osteoarticulares.
  • Incontinencia y cálculos urinarios.
  • Mayor probabilidad de aparición de tumores.
  • Complicaciones quirúrgicas.
  • Problemas en la reproducción.

¿Cómo puedo prevenir el problema?

El problema es fácil de prevenir y no tan fácil de tratar. Hay que enfrentarse a la obesidad con la importancia que tiene.

Algunos consejos para mantener el peso ideal en nuestra mascota son:

  1. Elegir el alimento adecuado según sus necesidades fisiológicas, edad, peso, raza y sexo. Debe responder a los requerimientos de cada animal. Así, no es lo mismo la dieta de un gato adulto y diabético a la de un cachorro.
  2. Dosificar el alimento en varias tomas al día (dos en adulto y tres o más en cachorros) así como controlar la cantidad que se aporta.
  3. Los restos de comida, golosinas, alimentos dulces, etc… no deben formar parte de la dieta del animal, ni siquiera en «pequeñas» dosis.
  4. Hacer ejercicio a diario es la mejor manera de mantener el peso ideal. Pasea y juega varias veces al día con tu mascota.
  5. En hogares con más de una mascota se debe controlar qué cantidad come cada uno y si está comiendo su alimento y no el de los demás.
  6. Acude a tu veterinario si tienes cualquier duda sobre la nutrición de tu peludo y sigue sus recomendaciones.

Si ya tu mascota tiene obesidad debes acudir a tu veterinario para que establezca unas pautas en relación a la dieta y a los hábitos de tu compañero. La obesidad es un factor desencadenante de muchas enfermedades con lo que no se debe restar importancia a su tratamiento. De tal modo, cuanto antes se instaure el tratamiento mejor, será más fácil bajar de peso y los beneficios serán mayores. No obstante, la mejor manera de luchar contra la obesidad es la prevención. Ofrece alimentación equilibrada, ejercicio y hábitos saludables y dale vida a tu mascota.

1 Comment

Write a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X