Perro celoso mirando como otro juega con una pelota

¿Puede ser celosa mi mascota?

Las mascotas son capaces de manifestar sentimientos como temor, alegría o tristeza. Además existen estudios que demuestran que son capaces de tener sentimientos más complejos, como la ira o los celos. Por lo tanto sí, los animales pueden celar en ciertos momentos y es interesante que sepamos qué puede hacerles sufrir este sentimiento para evitar comportamientos no deseados en un futuro.

¿Cuáles son las situaciones más comunes en las que las mascotas sé pueden tener celos?

A menudo se suelen interpretar como celos ciertas actitudes de nuestras mascotas, pero, en la mayoría de los casos, se trata de comportamientos protectores, dominantes y de búsqueda de atención. No obstante, existen situaciones habituales en los hogares que pueden provocar celos en las mascotas:

Gato y bebé durmiendo
  • Llegada de un bebé a casa. Cuando el animal no ha tenido contacto previo con niños es habitual que sufran un estado de ansiedad que recuerda a los celos. Suele ocurrir no sólo por el olor y el sonido del bebé, desconocido hasta ahora para la mascota, sino por la desviación de atención que tienen sus propietarios hacia el nuevo miembro de la familia. Para evitar este estado es importante la preparación previa a la llegada del bebé.
  • Nueva mascota. Es uno de los problemas más frecuentes que suelen necesitar de la ayuda de un especialista en comportamiento animal. Es importante comprender, como propietario, que las mascotas van a crear una jerarquía en casa como harían en su hábitat natural en el que uno actuará como dominante y los demás como sumisos. Para evitar celos debes tratarlos a todos por igual en lo que se refiere a paseos, cuidados, afecto y atención. Si esta situación deriva en agresividad es importante que pidas ayuda a un especialista en etología animal.
  • Celos sexuales. Ocurren cuando, en presencia de una hembra, los machos se vuelven dominantes instintivamente por ser el elegido para perpetuar su especie.

¿Cómo se comporta un animal celoso?

Podemos sospechar que nuestra mascota puede estar sintiendo celos, si además de lo descrito anteriormente notamos algunos de los siguientes síntomas:

Perro agresivo celoso
  • Apatía
  • Agresividad
  • Actitud posesiva
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Intolerancia al juego o ejercicio
  • Pérdida de apetito

No obstante, estos síntomas son generales por lo que también pueden deberse a otro tipo de patologías. Es decir, una mascota con intolerancia al ejercicio y apatía que viva en un hogar con un bebé recién llegado, no necesariamente tiene que tener una crisis de celos. Por ello te recomendamos pedir ayuda a tu veterinario especialista en etología animal y que ayude a descartar posibles enfermedades

Existen casos graves de celos en animales que pueden llegar a estropear la armonía familiar y la convivencia entre las mascotas. Así que, si notas que no puedes controlar la situación y está afectando a la salud de la mascota, pide ayuda a un profesional del sector para encontrar tu bienestar y el de tus mascotas.

X