Mi perro tiene muchos gases, ¿a qué se debe?.

Las flatulencias que sufren las mascotas son uno de los síntomas gastrointestinales más comunes. Suele ser un síntoma inocuo pero en algunos casos puede venir acompañado de cólicos, distensión abdominal, etc.

¿Cuáles son las causas más comunes de los gases en perros?.

Los gases pueden aparecer en cualquier etapa de la vida del animal. En los cachorros son frecuentes debido a la «aerofagia«, es decir, a tragar aire por comer demasiado rápido y con ansiedad. Esto mismo suele ocurrir de manera muy frecuente en razas braquicefálicas pero en este caso es debido a la mala mordida por la forma de su mandíbula (prognatismo).

Perro con maloclusión dental. La mandíbula inferior adelanta a la superior provocando el prognatismo.

Algunas otras causas, no tan frecuentes, suelen deberse a enfermedades como el edema pulmonar, obstrucciones gastrointestinales, inflamación intestinal e incluso hipersensiblidad alimentaria. No obstante, los gases están íntimamente relacionados con la alimentación por lo que es necesario conocer la mejor manera de alimentar a nuestras mascotas para que no sufran estos molestos síntomas.

Tipo de dieta para evitar o reducir los gases.

Es fundamental tener una dieta de buena calidad y bien balanceada para facilitar la digestión de nuestra mascota. Lo ideal sería evitar excesos de hidratos de carbono no digeribles y fibras especialmente fermentables. Por ejemplo, que el arroz sea la principal fuente de carbono en vez del maíz o el trigo ayuda a producir menos gases intestinales. Por su parte, la soja es un ingrediente que afecta de manera negativa en la digestibilidad de los nutrientes y además produce gases con lo que su administración debe ser controlada.

Otra de las cosas a tener en cuenta es la cantidad de tomas que le damos a nuestra mascota al día. Se sabe que la producción de gases es más común en animales que comen una vez al día que en aquellos a los que se le divide en dos veces al día. No obstante, si nuestra mascota sufre de aerofagia es recomendable, incluso, racionar más de dos veces las dosis de alimento. Tu veterinario es el profesional indicado para asesorarte correctamente sobre las necesidades nutricionales que requiere tu mascota.

Consejos para disminuir las flatulencias.

Hay ciertas sugerencias que te indicaremos para ayudar a que tu mascota sufra cada vez menos este problema. Por ejemplo:

  • Ofrecerle el alimento en un lugar tranquilo y solitario.
  • Si tu peludo traga mucho aire por comer muy rápido, existen comederos en el mercado que debido a su forma hacen que la mascota tenga que invertir más tiempo en acceder al alimento y, con ello, controlamos la ansiedad.
  • Aumenta la frecuencia de las tomas a 2-3 al día.
  • Evita el sedentarismo. Está demostrado que los animales con poca actividad física son más propensos de sufrir gases intestinales.

Los gases son uno de los síntomas más comunes en los pequeños animales. Suelen ser algo puntual y con ciertas pautas que sigamos se corrige el problema. No obstante si notas que tu mascota sigue con estos gases e incluso se agrava con cólicos y/o distensión abdominal, es muy importante que acudas a tu veterinario para descartar un problema más grave.

¿Qué cuidados necesita un hurón?

El mundo de los animales de compañía es cada vez más variado. Es habitual encontrar hogares con perros, gatos, conejos, hámsters, pajaritos, reptiles y, con más frecuencia, los hurones. Si buscas una mascota sociable, divertida y muy cariñosa el hurón puede ser tu mejor compañero. No obstante, hay cuidados muy específicos que debemos conocer antes de tener a esta mascota tan original. Es nuestra responsabilidad cumplir con estos cuidados para ofrecerle un entorno de bienestar en el que pueda disfrutar de buena calidad de vida.

Curiosidades del hurón

  1. Hurón (ferret en ingles) proviene del latín «furonem» cuyo significado es «ladrón«, palabra que describe su comportamiento puesto que tienen tendencia a coger cosas y esconderlas.
  2. Tiene una visión muy pobre, sólo ven bien a corta distancia, lo que compensan con un olfato y oído muy desarrollados.
  3. Son carnívoros, con una digestión muy rápida debido a su corto intestino. No toleran muy bien los cereales ni los vegetales, por lo que no debes abusar de ellos en su dieta.
  4. Tiene un olor corporal característico. No obstante hay que evitar el exceso de baños ya que se intensifica el olor al secar la piel. Un baño al mes es suficiente.
  5. Existen dietas en el mercado para hurones pero como tienen una alimentación muy parecida a la de los felinos pueden comer dieta específica de gatos sin problema, aunque lo ideal es que además tengan acceso a proteína animal como el pollo o conejo.
  6. Existen alimentos muy perjudiciales para su salud, en ocasiones pueden llegar a ser mortales, como es el chocolate, maíz, cebollas, lácteos y el alimento para perros.
  7. El peso de adulto es de 1,5-2,5Kg siendo las hembras un poco más pequeñas que los machos.
  8. Su esperanza de vida es de 8-10 años.
  9. Pueden llegar a dormir hasta 18 horas al día, mostrando mayor actividad durante el anochecer.
  10. El color suele ser marrón, gris o negro. En algunos casos hay hurones de color blanco, albinos, con ojos rosas pero suelen ser ciegos y padecer sordera.
  11. Al tratarse de un cazador innato es recomendable evitar la convivencia con aves domésticas o pequeños roedores.

¿Qué cuidados veterinarios necesita un hurón?

Los hurones son animales que deben someterse a una vacuna anual contra el moquillo y la rabia. La primera vacuna se puede aplicar desde las 6-8 semanas de edad. Además necesita una desparasitación periódica así como, siempre bajo recomendación veterinaria, una prevención contra la filaria o gusano del corazón.

Los hurones son animales sensibles a los cambios de temperatura, sobre todo en caso de temperaturas por encima de los 30ºC. De la misma manera que los ambientes fríos pueden tolerarlos bien, el calor excesivo puede acabar con su vida.

Esterilización. Los hurones tienen glándulas cebáceas por gran parte de su cuerpo, las cuales están ligadas a las hormonas sexuales, principalmente en machos. Es por esto que, los animales que no han sido castrados tienen un olor corporal muy fuerte que dificulta la convivencia.

En el caso de las huronas, el motivo de la esterilización es muy distinto. Si una hembra ha entrado en contacto con un macho y ovula, pero no se ha llegado a cubrir, el celo continúa con niveles de estrógenos en sangre cada vez mayores. Estos niveles tan altos durante un tiempo constante van a tener un efecto tóxico en la sangre por lo que ciertas células (como los glóbulos rojos) se dejan de producir, provocando con una anemia severa y finalmente morirá.

El hurón es un animal que no exige demasiados cuidados. No obstante, si estás pensando en incluir uno en tu familia debes conocer ciertos aspectos sobre su salud para evitar que enfermen y así brindarles una buena calidad de vida.

¿Sabes qué es el complejo Granuloma Eosinofílico Felino?

Los gatos, al igual que las personas, pueden ser alérgicos. La alergia puede afectar al aparato respiratorio produciendo asma (el gato tiene tos) o puede afectar a la piel, provocando picor y lesiones dérmicas. La mayoría de estas lesiones, se engloban en lo que se conoce como «complejo granuloma eosinofílico felino«, siendo característico del gato.

¿Cómo sé si mi gato es alérgico?

Un gato con alergia presenta unas lesiones muy características que se pueden clasificar en tres y que se engloban en el conocido como «Complejo Granuloma Eosinofílico«:

  • Úlcera indolente. Se suele localizar en el labio superior y, con menos frecuencia, en la comisura labial. Las úlceras o llagas no producen ni dolor ni picor, pero si el gato se nota la lesión va a lamerse frecuentemente, empeorando la herida y llegando a «comerse» el labio.
  • Placa eosinofílica. Las lesiones se presentan sobre todo en abdomen, ingles y extremidades. Tienen aspecto de placa dura y eritematosa, elevadas y ulceradas. Estas, al contrario que la úlcera indolente, si provoca mucho picor por lo que el gato se lamerá la herida insistentemente.
Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Placa-1-694x1024.jpeg
Placa eosinofílica en abdomen
  • Granuloma eosinofílico. Se suele presentar en la cara posterior de los muslos, en el mentón, labio inferior y en la unión de los dedos con las almohadillas. Son lesiones rojizas, alopécicas, elevadas y al tacto tienen un aspecto granulado.

La causa más frecuente de este cuadro es la alergia a la picadura de pulgas y/o mosquitos, intolerancia alimentaria o alergia ambiental, lo que se conoce como atopia. No obstante, también puede deberse, aunque en menor medida, a procesos infecciosos o problemas autoinmunes e incluso en algunos casos, el origen puede ser desconocido (causa idiopática).

Si el veterinario tiene dudas de que esas lesiones en la piel pertenezcan al complejo G-E, puede que sea necesario hacerle una biopsia para confirmar el diagnóstico, puesto que a veces se pueden confundir con lesiones que nada tienen que ver, como las que en ocasiones producen los ácaros, bacterias u hongos o ciertos tumores como los carcinomas.

¿Cuál es el tratamiento para los gatos alérgicos?

Una vez confirmada la enfermedad, el veterinario pondrá el tratamiento, el cual va a estar enfocado hacia la propia lesión en la piel, pero sin dejar de lado la causa de todo el problema: la alergia. Habrá que llevar un buen control de parásitos externos como las pulgas, hacer un cambio en la alimentación, etc. Hay dietas comerciales que nos ayudarán a controlar una posible alergia alimentaria pero es necesario dársela en exclusividad durante un periodo mínimo de 2-3 meses. En el caso de que, después de este tiempo con la dieta de eliminación, el gato no mejorase nos encontramos ante un animal atópico que requerirá unos cuidados especiales de por vida.

Es importante identificar la alergia en un gato, sabiendo que es una enfermedad que no tiene «cura» y que sólo se puede controlar. Aunque nos suponga un reto hay que hacer el esfuerzo por el bienestar del gato ya que para ellos es muy molesto sufrir este picor en la piel de manera constante, lo que les hace lamerse con tanta frecuencia.