Mi perro tiene muchos gases, ¿a qué se debe?.

Las flatulencias que sufren las mascotas son uno de los síntomas gastrointestinales más comunes. Suele ser un síntoma inocuo pero en algunos casos puede venir acompañado de cólicos, distensión abdominal, etc.

¿Cuáles son las causas más comunes de los gases en perros?.

Los gases pueden aparecer en cualquier etapa de la vida del animal. En los cachorros son frecuentes debido a la «aerofagia«, es decir, a tragar aire por comer demasiado rápido y con ansiedad. Esto mismo suele ocurrir de manera muy frecuente en razas braquicefálicas pero en este caso es debido a la mala mordida por la forma de su mandíbula (prognatismo).

Perro con maloclusión dental. La mandíbula inferior adelanta a la superior provocando el prognatismo.

Algunas otras causas, no tan frecuentes, suelen deberse a enfermedades como el edema pulmonar, obstrucciones gastrointestinales, inflamación intestinal e incluso hipersensiblidad alimentaria. No obstante, los gases están íntimamente relacionados con la alimentación por lo que es necesario conocer la mejor manera de alimentar a nuestras mascotas para que no sufran estos molestos síntomas.

Tipo de dieta para evitar o reducir los gases.

Es fundamental tener una dieta de buena calidad y bien balanceada para facilitar la digestión de nuestra mascota. Lo ideal sería evitar excesos de hidratos de carbono no digeribles y fibras especialmente fermentables. Por ejemplo, que el arroz sea la principal fuente de carbono en vez del maíz o el trigo ayuda a producir menos gases intestinales. Por su parte, la soja es un ingrediente que afecta de manera negativa en la digestibilidad de los nutrientes y además produce gases con lo que su administración debe ser controlada.

Otra de las cosas a tener en cuenta es la cantidad de tomas que le damos a nuestra mascota al día. Se sabe que la producción de gases es más común en animales que comen una vez al día que en aquellos a los que se le divide en dos veces al día. No obstante, si nuestra mascota sufre de aerofagia es recomendable, incluso, racionar más de dos veces las dosis de alimento. Tu veterinario es el profesional indicado para asesorarte correctamente sobre las necesidades nutricionales que requiere tu mascota.

Consejos para disminuir las flatulencias.

Hay ciertas sugerencias que te indicaremos para ayudar a que tu mascota sufra cada vez menos este problema. Por ejemplo:

  • Ofrecerle el alimento en un lugar tranquilo y solitario.
  • Si tu peludo traga mucho aire por comer muy rápido, existen comederos en el mercado que debido a su forma hacen que la mascota tenga que invertir más tiempo en acceder al alimento y, con ello, controlamos la ansiedad.
  • Aumenta la frecuencia de las tomas a 2-3 al día.
  • Evita el sedentarismo. Está demostrado que los animales con poca actividad física son más propensos de sufrir gases intestinales.

Los gases son uno de los síntomas más comunes en los pequeños animales. Suelen ser algo puntual y con ciertas pautas que sigamos se corrige el problema. No obstante si notas que tu mascota sigue con estos gases e incluso se agrava con cólicos y/o distensión abdominal, es muy importante que acudas a tu veterinario para descartar un problema más grave.

¿Sabes qué es el «síndrome de la cola fría»?

El síndrome de la cola fría o «miopatía coccígea» es un cuadro agudo, poco conocido, que afecta a la musculatura de la cola. Es muy típico en perros cazadores y de trabajo. Además se han remitido casos en animales hacinados, por cambios bruscos de temperatura, por ejemplo por baños en aguas muy frías o muy calientes, así como por ejercicio excesivo.

¿Cómo se presenta el cuadro?

Al ser un síndrome agudo, el animal comienza a mostrar los signos de forma casi inmediata, por ejemplo, tras hacer deporte intenso. Es muy doloroso y se ha visto que existen factores genéticos predisponentes como la raza, siendo muy frecuente este episodio en los Labrador Retriever.

Labrador retriever cachorro nadando en la piscina

La lesión es llamativa ya que da la sensación de que el animal tenga la cola fracturada. La cola se presenta flácida, a menudo rígida en la base y luego cae hacia abajo. Suele ser doloroso a la palpación por lo que recomendamos no manipular la zona.

Los síntomas suelen remitir en los primeros 3-5 días aunque en animales con la cola muy larga puede llegar a durar incluso 10 días.

¿Cómo se trata el síndrome?

No existen muchos estudios acerca de esta miopatía pero se ha comprobado que los animales responden muy bien al reposo y se pueden aplicar paños calientes en la base de la cola, con cuidado de no hacer daño al animal. Además como es un cuadro muy doloroso, te recomendamos que acudas a tu profesional veterinario para que, en caso de que lo considere oportuno, prescriba analgesia a tu peludo.

El pronóstico es bueno aunque las recidivas son frecuentes. Es muy importante evitar los factores predisponentes como cambios bruscos de temperatura, deporte excesivo, hacinamiento, etc…

El síndrome de la cola fría no suele ser muy conocido entre los propietarios de mascotas. No obstante te puedes enfrentar a esta dolencia, por ejemplo, en un fin de semana familiar en el que tu mascota está tan contenta que no para de mover y ejercitar su cola y no sabes qué hacer para aliviar su dolor. Esperamos que este artículo te ayude a entender mejor el problema y sepas qué puedes hacer, junto a las recomendaciones de tu veterinario, para hacer los síntomas más llevaderos.