Parásitos. No dejes que el problema entre en tu casa.

Con la primavera, debido a la temperatura y la humedad, empiezan a aflorar los molestos parásitos que intentarán hospedarse en nuestros animales de compañía: pulgas y garrapatas.

Prevenir antes que lamentar

Como sabes, en las próximas semanas comenzarán a subir las temperaturas, por lo que las pulgas, garrapatas y mosquitos estarán expectantes de alimentarse de cualquier animal que no esté prevenido. Es por ello que nos encontramos en el mejor momento para cuidar de nuestro peludo y comenzar con un plan de prevención de parásitos.

¿Qué parásitos pueden afectar a mi mascota?

Los parásitos pueden clasificarse, según su localización, en externos e internos:

  • Parásitos externos: son todos aquellos que se hospedan entre la piel y el pelaje del animal. Los más comunes son las pulgas, garrapatas y ácaros (alguno de éstos responsables de la sarna). Son parásitos que además de provocar mucho picor y molestias al animal, pueden trasmitirle enfermedades, y, en ocasiones, también a las personas, causando una zoonosis.
  • Parásitos internos: conocidos como gusanos. Pueden localizarse a nivel intestinal (gusanos redondos y planos) provocando en el animal diarrea, anemia, anorexia, e incluso la muerte, y a nivel cardio-pulmonar como ocurre en la Dirofilaria (trasmitida por mosquitos).
Gusano intestinal (Toxascaris leonina)

Consejos para la prevención de parásitos

El veterinario es el único que puede indicarte la mejor forma de prevenir las enfermedades parasitarias. Te podrá informar sobre cuándo y con qué frecuencia debes administrar a tu mascota los tratamientos preventivos, así como asesorarte sobre el mejor producto que se adapte a las necesidades de tu mascota (comprimidos, pipetas, collares,…). Además, si fuese necesario, podrá realizar pruebas diagnósticas para descartar enfermedades parasitarias graves o tratarlas en caso necesario.

Como habrás compronado es necesario y casi obligatorio tener un buen plan de prevención de parásitos para nuestros peludos. Hay muchas enfermedades con un desenlace fatal, causadas por estos indeseados huéspedes, que se pueden evitar muy fácilmente administrando un preventivo en casa o en consulta, siempre bajo recomendación veterinaria. Es más importante prevenir, para así no tener que llegar a tratar las molestas infestaciones por parásitos.

¿Qué cuidados necesita un hurón?

El mundo de los animales de compañía es cada vez más variado. Es habitual encontrar hogares con perros, gatos, conejos, hámsters, pajaritos, reptiles y, con más frecuencia, los hurones. Si buscas una mascota sociable, divertida y muy cariñosa el hurón puede ser tu mejor compañero. No obstante, hay cuidados muy específicos que debemos conocer antes de tener a esta mascota tan original. Es nuestra responsabilidad cumplir con estos cuidados para ofrecerle un entorno de bienestar en el que pueda disfrutar de buena calidad de vida.

Curiosidades del hurón

  1. Hurón (ferret en ingles) proviene del latín «furonem» cuyo significado es «ladrón«, palabra que describe su comportamiento puesto que tienen tendencia a coger cosas y esconderlas.
  2. Tiene una visión muy pobre, sólo ven bien a corta distancia, lo que compensan con un olfato y oído muy desarrollados.
  3. Son carnívoros, con una digestión muy rápida debido a su corto intestino. No toleran muy bien los cereales ni los vegetales, por lo que no debes abusar de ellos en su dieta.
  4. Tiene un olor corporal característico. No obstante hay que evitar el exceso de baños ya que se intensifica el olor al secar la piel. Un baño al mes es suficiente.
  5. Existen dietas en el mercado para hurones pero como tienen una alimentación muy parecida a la de los felinos pueden comer dieta específica de gatos sin problema, aunque lo ideal es que además tengan acceso a proteína animal como el pollo o conejo.
  6. Existen alimentos muy perjudiciales para su salud, en ocasiones pueden llegar a ser mortales, como es el chocolate, maíz, cebollas, lácteos y el alimento para perros.
  7. El peso de adulto es de 1,5-2,5Kg siendo las hembras un poco más pequeñas que los machos.
  8. Su esperanza de vida es de 8-10 años.
  9. Pueden llegar a dormir hasta 18 horas al día, mostrando mayor actividad durante el anochecer.
  10. El color suele ser marrón, gris o negro. En algunos casos hay hurones de color blanco, albinos, con ojos rosas pero suelen ser ciegos y padecer sordera.
  11. Al tratarse de un cazador innato es recomendable evitar la convivencia con aves domésticas o pequeños roedores.

¿Qué cuidados veterinarios necesita un hurón?

Los hurones son animales que deben someterse a una vacuna anual contra el moquillo y la rabia. La primera vacuna se puede aplicar desde las 6-8 semanas de edad. Además necesita una desparasitación periódica así como, siempre bajo recomendación veterinaria, una prevención contra la filaria o gusano del corazón.

Los hurones son animales sensibles a los cambios de temperatura, sobre todo en caso de temperaturas por encima de los 30ºC. De la misma manera que los ambientes fríos pueden tolerarlos bien, el calor excesivo puede acabar con su vida.

Esterilización. Los hurones tienen glándulas cebáceas por gran parte de su cuerpo, las cuales están ligadas a las hormonas sexuales, principalmente en machos. Es por esto que, los animales que no han sido castrados tienen un olor corporal muy fuerte que dificulta la convivencia.

En el caso de las huronas, el motivo de la esterilización es muy distinto. Si una hembra ha entrado en contacto con un macho y ovula, pero no se ha llegado a cubrir, el celo continúa con niveles de estrógenos en sangre cada vez mayores. Estos niveles tan altos durante un tiempo constante van a tener un efecto tóxico en la sangre por lo que ciertas células (como los glóbulos rojos) se dejan de producir, provocando con una anemia severa y finalmente morirá.

El hurón es un animal que no exige demasiados cuidados. No obstante, si estás pensando en incluir uno en tu familia debes conocer ciertos aspectos sobre su salud para evitar que enfermen y así brindarles una buena calidad de vida.