¿Quieres regalar una mascota por navidad?

Se acerca la época más especial del año, cargada de ilusiones, regalos y reuniones familiares. Son muchas las familias que por navidad piensan en regalar una mascota a los peques de la casa pero, ¿están tomando una decisión correcta?.

Los cuidados que necesita una mascota.

Está claro que una mascota requiere de ciertos cuidados diarios que debemos conocer antes de tomar la decisión de ampliar la familia. En el caso de los cachorros tenemos que contar con el gasto económico a corto plazo que suponen las vacunas y la identificación así como la adaptación al hogar y el aprendizaje a los paseos. Durante esta época es habitual que rompan cosas de la casa como zapatos, camas, sofás, etc. y que realicen sus necesidades en cualquier lugar hasta que aprendan a hacerlo fuera de casa. Se requiere de mucha paciencia y compromiso por parte de todos los miembros de la familia para convertir al cachorro en todo un perro educado y equilibrado.

¿Cómo elegir la mejor mascota?.

Esta decisión es muy importante. No debemos dejarnos guiar de lo amoroso que pueda parecer un cachorrito o de la raza que esté de moda. Hay que pensar friamente cómo será de adulto, si tenemos espacio y tiempo para encargarnos de la mascota elegida, la posibilidad de que podamos padecer enfermedades asociadas a la tenencia de mascotas como alergias al pelo del gato y que pueden hacer de esta fantástica experiencia un fracaso. Además, en el caso de los niños y adolescentes, hay que contar con que esa buena intención que prometen antes de tener la mascota puede comenzar a decrecer una vez agotado el factor novedoso.

Una mascota cambia tu vida y la de tu familia.

Cuando incluimos una mascota en la familia, si es una decisión responsable y consensuada por todos los miembros, es de las mejores experiencias que puede vivir una persona. Pero eso significa que debemos adoptar ciertas decisiones:

  • Vacaciones. Podemos seguir disfrutando de nuestras ansiadas vacaciones en familia sin olvidar que, o bien nos llevamos a nuestra mascota, o la dejamos a cargo de una persona o establecimiento de confianza donde la traten tan bien como nosotros.
  • Tiempo libre. Durante la semana, el estrés que supone el trabajo, el colegio, los niños, etc, no puede afectar a los paseos que requiere nuestro perro para mantener su salud (física y mental) en óptimas condiciones. Pasear 3 veces al día, unos veinte minutos cada vez, es lo recomendable. Tenemos que fomentar que se relacione con otros animales y llevarlo a sitios nuevos como la playa y el campo.
  • Gasto económico. La ley de murphy «si algo malo puede pasar, pasará«. Todos pasamos por momento económicos mejores y peores. Es aquí donde debemos ser precavidos y contar con un gasto extra a las revisiones veterinarias y alimentación. Las mascotas, como nosotros, pueden enfermar y necesitar medicación puntual o durante el resto de su vida.
  • Compaginar con la familia. Si en tu hogar ya tienes mascotas o niños pequeños que no han estado en contacto con otros animales debes tener cuidado. Pueden surgir problemas de convivencia entre mascotas o problemas de salud, como por ejemplo las temidas alergias.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es perropelo-1024x678.jpg
  • Cambios en casa para el nuevo miembro. Debemos tener una zona para el arenero y el rascador del gato, la cama donde descansa, su bebedero y comedero, etc… y que todo ello no nos suponga una molestia. Además es necesario hacer limpiezas más frecuentes para que tu hogar siga limpio.

En definitiva, tener un animal en casa no es obligatorio, pero si has tomado la decisión de ampliar la familia debe convertirse en una obligación cuidarlo y educarlo. Desgraciadamente España es el país Europeo con mayor tasa de abandono de animales al año (137.000 perros anuales son abandonados). El abandono nunca es una opción. Si no estás dispuesto a cuidar y dar todo tu amor a una mascota durante toda su vida no tengas mascota. Sé consecuente con tus decisiones y más cuando implica el futuro de una vida.

¿Sabes cómo debes saludar a un perro desconocido?

Es probable, sobre todo si eres un amante de las mascotas, que en ciertos momentos sientas el impulso de acariciar a un perro que no conozcas. Pero, dejando a un lado a los animales que tienen problemas específicos con las personas, ¿sabes cómo debes acercarte y saludar a una mascota desconocida?.

¿Es recomendable saludar a un perro si no lo conozco?

Desde www.dalevidaatumascota.com te recomendamos que ¡no!, no saludes a un perro si no lo conoces. Las personas nos saludamos normalmente mirándonos a los ojos, tendiéndonos la mano, incluso dándonos un abrazo o un beso. Como tendemos al antropomorfismo animal, creemos que la mejor forma de saludar a un perro, incluso a los no conocidos, es de esta manera, provocando sin querer situaciones peligrosas.

En primer lugar, lo más recomendable para saludar a un perro es preguntar a su dueño si se puede realizar el saludo y seguir sus instrucciones. El acercamiento debe ser lento, relajado, dejando al animal asimilar la situación, evitando el acercamiento directo a la cabeza o a la parte trasera. Sitúa el dorso de tu mano cerca de su nariz para que te huela, sin mantener un contacto visual directo. No fuerces el saludo si el animal ladra, gruñe, o intenta alejarse, ya que se siente inseguro y puede llegar a agredirte.

A las mascotas no les suele gustar que les toquen las zonas de las patas, cola y orejas, por lo que es conveniente evitar esas áreas. Una vez que estemos seguro de que el animal está receptivo a nuestro saludo debemos hablarle con una voz suave, frotar la zona del lomo, abdomen y bajo la barbilla… son las mejores áreas para dar caricias.

Conoce el lenguaje corporal del perro

En caso de que el perro esté solo es necesario que estudies su lenguaje corporal para acercarte a el sin peligro. Dentro de las señales previas más frecuentes antes de morder y que te deben hacer desistir en el acercamiento, encontramos:

  • Muestra los dientes. Es importante enseñar, especialmente a los niños, que esta señal indica peligro, no es algo jocoso.
  • Ladra o gruñe.
Perro mostrando agresividad
  • Muestra «Piloerección» o erizamiento del pelo en la zona del lomo.
  • Coloca las orejas y la cola erguidas.
  • Mantiene las extremidades rígidas.

Tanto las personas como los animales, de manera instintiva, no solemos aceptar que invadan nuestro espacio. Por ello es importante explicar, con especial hincapié a los más pequeños de la casa, que no deben acercarse ni acariciar a un perro desconocido por mucho que le gusten los animales, especialmente sin la supervisión de un adulto.

¿Puede ser celosa mi mascota?

Las mascotas son capaces de manifestar sentimientos como temor, alegría o tristeza. Además existen estudios que demuestran que son capaces de tener sentimientos más complejos, como la ira o los celos. Por lo tanto sí, los animales pueden celar en ciertos momentos y es interesante que sepamos qué puede hacerles sufrir este sentimiento para evitar comportamientos no deseados en un futuro.

¿Cuáles son las situaciones más comunes en las que las mascotas sé pueden tener celos?

A menudo se suelen interpretar como celos ciertas actitudes de nuestras mascotas, pero, en la mayoría de los casos, se trata de comportamientos protectores, dominantes y de búsqueda de atención. No obstante, existen situaciones habituales en los hogares que pueden provocar celos en las mascotas:

Gato y bebé durmiendo
  • Llegada de un bebé a casa. Cuando el animal no ha tenido contacto previo con niños es habitual que sufran un estado de ansiedad que recuerda a los celos. Suele ocurrir no sólo por el olor y el sonido del bebé, desconocido hasta ahora para la mascota, sino por la desviación de atención que tienen sus propietarios hacia el nuevo miembro de la familia. Para evitar este estado es importante la preparación previa a la llegada del bebé.
  • Nueva mascota. Es uno de los problemas más frecuentes que suelen necesitar de la ayuda de un especialista en comportamiento animal. Es importante comprender, como propietario, que las mascotas van a crear una jerarquía en casa como harían en su hábitat natural en el que uno actuará como dominante y los demás como sumisos. Para evitar celos debes tratarlos a todos por igual en lo que se refiere a paseos, cuidados, afecto y atención. Si esta situación deriva en agresividad es importante que pidas ayuda a un especialista en etología animal.
  • Celos sexuales. Ocurren cuando, en presencia de una hembra, los machos se vuelven dominantes instintivamente por ser el elegido para perpetuar su especie.

¿Cómo se comporta un animal celoso?

Podemos sospechar que nuestra mascota puede estar sintiendo celos, si además de lo descrito anteriormente notamos algunos de los siguientes síntomas:

Perro agresivo celoso
  • Apatía
  • Agresividad
  • Actitud posesiva
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Intolerancia al juego o ejercicio
  • Pérdida de apetito

No obstante, estos síntomas son generales por lo que también pueden deberse a otro tipo de patologías. Es decir, una mascota con intolerancia al ejercicio y apatía que viva en un hogar con un bebé recién llegado, no necesariamente tiene que tener una crisis de celos. Por ello te recomendamos pedir ayuda a tu veterinario especialista en etología animal y que ayude a descartar posibles enfermedades

Existen casos graves de celos en animales que pueden llegar a estropear la armonía familiar y la convivencia entre las mascotas. Así que, si notas que no puedes controlar la situación y está afectando a la salud de la mascota, pide ayuda a un profesional del sector para encontrar tu bienestar y el de tus mascotas.