¿Sabes qué es el complejo Granuloma Eosinofílico Felino?

Los gatos, al igual que las personas, pueden ser alérgicos. La alergia puede afectar al aparato respiratorio produciendo asma (el gato tiene tos) o puede afectar a la piel, provocando picor y lesiones dérmicas. La mayoría de estas lesiones, se engloban en lo que se conoce como «complejo granuloma eosinofílico felino«, siendo característico del gato.

¿Cómo sé si mi gato es alérgico?

Un gato con alergia presenta unas lesiones muy características que se pueden clasificar en tres y que se engloban en el conocido como «Complejo Granuloma Eosinofílico«:

  • Úlcera indolente. Se suele localizar en el labio superior y, con menos frecuencia, en la comisura labial. Las úlceras o llagas no producen ni dolor ni picor, pero si el gato se nota la lesión va a lamerse frecuentemente, empeorando la herida y llegando a «comerse» el labio.
  • Placa eosinofílica. Las lesiones se presentan sobre todo en abdomen, ingles y extremidades. Tienen aspecto de placa dura y eritematosa, elevadas y ulceradas. Estas, al contrario que la úlcera indolente, si provoca mucho picor por lo que el gato se lamerá la herida insistentemente.
Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Placa-1-694x1024.jpeg
Placa eosinofílica en abdomen
  • Granuloma eosinofílico. Se suele presentar en la cara posterior de los muslos, en el mentón, labio inferior y en la unión de los dedos con las almohadillas. Son lesiones rojizas, alopécicas, elevadas y al tacto tienen un aspecto granulado.

La causa más frecuente de este cuadro es la alergia a la picadura de pulgas y/o mosquitos, intolerancia alimentaria o alergia ambiental, lo que se conoce como atopia. No obstante, también puede deberse, aunque en menor medida, a procesos infecciosos o problemas autoinmunes e incluso en algunos casos, el origen puede ser desconocido (causa idiopática).

Si el veterinario tiene dudas de que esas lesiones en la piel pertenezcan al complejo G-E, puede que sea necesario hacerle una biopsia para confirmar el diagnóstico, puesto que a veces se pueden confundir con lesiones que nada tienen que ver, como las que en ocasiones producen los ácaros, bacterias u hongos o ciertos tumores como los carcinomas.

¿Cuál es el tratamiento para los gatos alérgicos?

Una vez confirmada la enfermedad, el veterinario pondrá el tratamiento, el cual va a estar enfocado hacia la propia lesión en la piel, pero sin dejar de lado la causa de todo el problema: la alergia. Habrá que llevar un buen control de parásitos externos como las pulgas, hacer un cambio en la alimentación, etc. Hay dietas comerciales que nos ayudarán a controlar una posible alergia alimentaria pero es necesario dársela en exclusividad durante un periodo mínimo de 2-3 meses. En el caso de que, después de este tiempo con la dieta de eliminación, el gato no mejorase nos encontramos ante un animal atópico que requerirá unos cuidados especiales de por vida.

Es importante identificar la alergia en un gato, sabiendo que es una enfermedad que no tiene «cura» y que sólo se puede controlar. Aunque nos suponga un reto hay que hacer el esfuerzo por el bienestar del gato ya que para ellos es muy molesto sufrir este picor en la piel de manera constante, lo que les hace lamerse con tanta frecuencia.

Mi mascota se rasca continuamente, ¿a qué puede deberse?

La causa más común de picores en perros y gatos es la presencia de pulgas y/o garrapatas, por lo que con un buen plan de desparasitación el problema debería solucionarse. Si a pesar de estar libre de parásitos, sigue con síntomas como un rascado obsesivo, presenta heridas, llagas o sarpullidos o incluso si su piel comienza a dar mal olor es conveniente hacer una visita al veterinario porque podemos estar ante una dermatitis… Read More