¿Qué es el moquillo canino?

El moquillo canino o distemper es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta fundamentalmente a perros, zorros y hurones. Son más vulnerables los animales muy jóvenes (cachorros) y durante la vejez.

¿Cómo actúa la enfermedad?

La enfermedad se contagia fácilmente por el contacto directo con perros infectados, acelerándose el contagio en animales hacinados, perreras, guarderías, exhibiciones caninas, etc…. Se puede transmitir por el aire, por contacto con fluidos corporales como lágrimas y secreciones nasales, incluso con agua y comida contaminada con dichos fluidos. Los perros infectados pueden diseminar el virus durante varios meses.

¿Qué síntomas tiene un perro con moquillo?

Lo primero que va a mostrar nuestra mascota tras el contagio es fiebre y puede durarle unos días. La enfermedad se manifiesta de varias formas:

  1. Respiratoria. Aparece secreción nasal y tos mayoritariamente. En ocasiones se presenta dificultad para respirar.
  2. Digestiva. Los animales tienen vómitos, diarreas y gastroenteritis.
  3. Nerviosa. Espasmos musculares que acaban en parálisis de las extremidades. A veces aparece una tos silibante producto de las lesiones nerviosas.
  4. Cutánea. Dermatitis con endurecimiento en la piel de las almohadillas, pérdida de pelo, irritación de la piel, erupciones,…
  5. Ocular. Se producen edemas en el ojo provocando el típico «Ojo Azul», acompañado de conjuntivitis, lagrimeo, legañas y a veces úlceras en la córnea.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento se basa en actuar sobre las infecciones bacterianas asociadas al cuadro. El virus en sí no puede tratarse. Va a aplicarse un tratamiento paliativo para los vómitos, tos, diarrea y los síntomas neurológicos. Es muy importante mantener al animal hidratado y separado del resto de animales. Si el veterinario lo considera necesario, es posible que te recomiende dejarlo ingresado para mantener la hidratación y mejorar la sintomatología con la correspondiente medicación.

Lo más importante en el moquillo, como en cualquier enfermedad vírica, es la prevención mediante la vacunación. El moquillo forma parte de las primeras vacunas que se aplican en el plan de prevención a los cachorros y suele hacerse un refuerzo anual en animales adultos. El veterinario valorará las necesidades de tu mascota y escogerá el protocolo más adecuado para la prevención de las enfermedades.

¿Qué es la Parvovirosis Canina?

La parvovirosis es considerada la principal enfermedad vírica que afecta a los perros, frecuentemente en la etapa de cachorros. Es una enfermedad muy contagiosa, sobre todo en animales no vacunados. Si no se diagnostica y se trata a tiempo tiene un desenlace fatal.

¿Cómo actúa la enfermedad?

El agente infeccioso se excreta con las heces y es muy resistente en el medio. Por ello, los animales pueden enfermar por contacto directo con material fecal de perros infectados, mostrando, unos días después del contagio, los primeros síntomas: postración y letargia. Ya que el virus afecta al tracto intestinal provocando una enteritis grave, los perros afectados cursan con intensos vómitos así como diarreas sanguinolentas. La enfermedad avanza muy rápidamente por lo que la deshidratación, anemia, shock y muerte puede ocurrir en poco tiempo. Los cachorros sin vacunar corren un riesgo muy importante de enfermar.

¿Como se tratan a los animales enfermos?

Lo más importante, en lo que a esta enfermedad tan grave se refiere, es la prevención. Se recomienda vacunar a los animales tan pronto el veterinario te lo indique (normalmente a las 3 semanas de edad) y hacer un refuerzo todos los años. Es muy importante que los perros no salgan al exterior si no han sido vacunados.

Si por desgracia tu mascota tiene parvovirosis, o tienes dudas de que tenga la enfermedad, es vital que acudas a tu veterinario cuanto antes para poder salvar su vida. El tratamiento debe ser rápido, agresivo y dirigido a tratar los síntomas para evitar la deshidratación, la anemia y los vómitos. Es probable que tu veterinario aconseje tener al animal hospitalizado mientras controla los síntomas y administra fármacos por vía intravenosa. Se mantendrá aislado de otros animales para impedir la propagación de la enfermedad, así como un buen plan de desinfección, a fin de evitar la contaminación del entorno, ropa y manos de las personas que estén en contacto con otros animales.

La parvovirosis canina termina con la vida de muchos perros al año y es algo que se puede evitar simplemente con una vacuna. Con esta enfermedad queda demostrada, una vez más, la importancia de la medicina preventiva. Acude a tu veterinario para que te ayude a prevenir estas y otras graves enfermedades.

¿Por qué los perros comen hierba?

Aproximadamente 8 de cada 10 perros comen hierba y brotes verdes de vez en cuando y suele ser frecuente el pensamiento de «se está purgando» pero, ¿es una práctica normal o hay una dolencia tras esta costumbre?

¿Cuáles son las causas?

  • Una de las principales causas por las que se cree que los perros comen hierba es para suplementarse con fibra o minerales. A pesar de que tu perro tenga una dieta bien balanceada, es normal que pueda comer, de forma ocasional, hierba para aportar fibra y nutrientes a su alimentación como un sencillo hábito alimenticio. Esta práctica es realmente un impulso genético heredado de los lobos, los cuales tienen esta costumbre como un instinto natural de supervivencia.
  • Otra posibilidad, y es la que debe de preocuparnos como propietarios responsables, es que la ingesta de hierba se deba porque hay dolor gástrico. En este caso ocurre porque el animal ha comido algo que le ha sentado mal o por la presencia de un cuerpo extraño en el estómago (pelotas, calcetines, etc…). El perro come césped de manera compulsiva, se irritan las paredes del estómago y aumenta la secreción de líquidos gástricos para provocar el vómito, es lo que se conoce como purga. En ciertas ocasiones el animal no vomita pero elimina el césped con las heces.

¿Es perjudicial que coman hierba?

Comer hierba de forma puntual no es un acto peligroso ni perjudicial para los perros. No obstante, hay que conocer que la hierba a la que tenga acceso nuestra mascota no debe haber sido tratada ni con fertilizantes o pesticidas ya que pueden provocar una intoxicación que en ocasiones puede llegar a ser letal. La mayoría de los tratamientos para césped indican si es seguro o no su uso en presencia de mascotas.

En caso de que nuestra mascota ingiera hierba de manera continuada, esto puede ser un síntoma de una alteración derivada de una alimentación deficitaria en alguno de sus componentes, especialmente fibra o minerales o incluso un comportamiento no deseable y tratable desde el punto de vista etológico.

Otro riesgo asociado a que nuestra mascota coma hierba desconocida es la transmisión de enfermedades. Por ejemplo si está contaminada con orina y/o heces estarán expuestos a padecer enfermedades como la leptospirosis.

Aunque comer hierba no es una práctica que obligatoriamente conlleve un problema grave debemos prestar especial atención si se realiza de forma continua o compulsiva. En tal caso es importante que consultes con tu veterinario ya que puede existir una patología subyacente. Además es importante cerciorarse que el pasto no contenga ningún pesticida o producto químico que sea nocivo para la salud de nuestro peludo.