Atomo

Las vitaminas en la dieta de mi mascota

Hemos oído mucho acerca de las vitaminas, en especial en los anuncios televisivos, pero ¿qué son realmente?¿para que sirven y por qué son tan importantes?

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son sustancias indispensables para la vida ya que en dosis adecuadas promueven el correcto funcionamiento fisiológico. En general no son sintetizadas por el organismo, por lo que deben obtenerse a través de los alimentos.

Las vitaminas se clasifican en dos grandes grupos:

  1. Liposolubles: presentes en alimentos grasos. Son la vitamina A, D, E y K. Se acumulan en los tejidos grasos del organismo y su exceso pueden producir alteraciones metabólicas denominadas hipervitaminosis.
  2. Hidrosolubles: Se disuelven en agua. Compuesto por Vitaminas del Complejo B y Vitamina C. Su exceso en el organismo no son problemáticos ya que son excretados a través de la orina o el sudor.

Vitaminas liposolubles:

  • Vitamina A: presente en vegetales y frutas. Interviene en la producción de anticuerpos por lo que es esencial en resistencias a infecciones. Su déficit produce alteraciones en la vista, ceguera nocturna, esterilidad, pérdida de peso o disminución del crecimiento.
  • Vitamina D: la encontramos en huevos, carnes, pescado y leche. Importante para la mineralización del hueso. Se encarga de absorber el calcio y fósforo de los alimentos para incorporarlos al hueso. Una disminución del aporte de la vitamina D provoca animales con deformidad de huesos, fracturas espontáneas, raquitismo,…
  • Vitamina E: vitamina antioxidante, conocida como la vitamina anti-esterilidad. Presente en cereales, trigo, maíz, aceite de hígado y en forrajes verdes. Es habitual la carencia de esta vitamina sobre todo en ganado porcino. En pequeños animales el déficit provoca alteraciones hepáticas y musculares.
  • Vitamina K: la principal fuente de esta vitamina es la carne y las verduras. Es indispensable para la coagulación de la sangre, por lo que una carencia provoca hemorragias digestivas, nasales y/o cutáneas que con el tiempo acaban produciendo anemia al animal.

Vitaminas hidrosolubles:

  • Vitamina B1: interviene en el metabolismo de los hidratos de carbonos, grasas y proteínas por lo que es vital para el correcto funcionamiento del sistema digestivo, nervioso y corazón.
  • Vitamina B2: necesaria para la regeneración de piel, mucosas y córnea. Ayuda a la generación de energía por lo que es imprescindible en animales con alto consumo de calorías, por ejemplo perros de trabajo. Un déficit produce fatiga en animales de competición, retraso del crecimiento y problemas digestivos.
  • Vitamina B3: importante en el rendimiento físico, en la producción de leche así como en el correcto funcionamiento neurológico. Se sabe que la vitamina B3 tiene efecto antiinflamatorio.
  • Vitamina B6: participa en la formación de glóbulos rojos y es fundamental para la correcta absorción de la vitamina B12. Participa en la producción de anticuerpos y en el correcto funcionamiento cardiovascular.
  • Vitamina B12: es de las vitaminas más importantes del grupo B. Transforma las grasas en energía, vital en la correcta función del sistema inmunológico, esencial para el funcionamiento cardiaco así como para la síntesis de ADN, proteínas y glóbulos rojos.
  • Vitamina C: es habitual añadirla como suplemento en las dietas de las mascotas. Como participa en la mineralización del hueso, se indica para la prevención de la displasia de cadera resultando eficaz para reducir el dolor en animales con ésta enfermedad. Acidifica la orina, por lo que previene la formación de cálculos urinarios.

Las vitaminas, al igual que los minerales, deben formar parte de la dieta de nuestras mascotas. No obstante, un aporte excesivo de vitaminas puede ser perjudicial. Te recomendamos que solicites el asesoramiento de tu veterinario para asegurarte de que estas aportando una dieta que cumpla con las necesidades de tu compañero y, si no es así, te informe sobre los suplementos vitamínicos que puedes aportar a tu mascota.

X